Tips para Locutores: Demos

Tips para Locutores: Demos

Imaginaos la situación: llega un presupuesto urgente para un Vídeo Corporativo en 12 idiomas. El cliente necesita en una hora precio y tres muestras de voz de cada género para cada idioma, por lo que se necesitan rápidamente 72 demos. En pocos minutos hay que seleccionar las voces apropiadas para este proyecto, así que, como podéis imaginar, la persona encargada de elegir esas muestras de voz tiene la experiencia necesaria para saber cual es la más apropiada para ese proyecto, escuchando tan sólo unos pocos segundos de cada demo.

Semanalmente llegan a Voiceovers Factory decenas de demos de locutores de todos los países del mundo. En nuestro Banco de Voces tenemos registrados profesionales en más de 60 idiomas, por lo que es fácil imaginar que llegan muestras de voz de todos los colores y sabores. Nosotros trabajamos solamente con locutores/as que cuenten con un estudio profesional y una demostrada experiencia en el sector. Por eso hacemos una revisión escrupulosa de los audios y del equipamiento técnico de cada uno para asegurarnos de que podamos ofrecer un producto de alta calidad a nuestros clientes.

La demo del locutor profesional es tu tarjeta de visita. En tan sólo unos segundos sirve para convencer a un cliente o a un productor de que merece la pena trabajar contigo y que tienes la calidad y la experiencia que está buscando. Así que es importante que la cuides. 

Estas son algunas sencillas pautas a tener en cuenta para que tus demos brillen por sí solas, y que en tan sólo unos pocos segundos sirvan para mostrar todo tu talento y experiencia.

Formato: siempre MP3 y MONO. El WAV y el estéreo sólo sirven para que ocupen más espacio en un servidor o en un mensaje de correo y tarden más tiempo en cargarse si están alojadas en alguna web.

Duración: 30-40 segundos es más que suficiente. Recuerda el ejemplo que hemos contado de seleccionar 72 demos. Probablemente el cliente potencial escuchará tan sólo los 5-10 primeros segundos.  Hay locutores que entregan demos de varios minutos con bloques de 20-30 segundos por registro. Te podemos asegurar que será raro el cliente potencial que escuchará esa demo completa.

Música: las demos “maquilladas” con música tienen mucha fuerza y causan muy buena impresión, pero tienen el gran inconveniente de que no se puede saber la calidad del audio que vas a enviar, cómo suena tu equipo y tu estudio. Nosotros pedimos a nuestros locutores que nos ofrezcan demos con y sin música. En función del proyecto, presentaremos a nuestros clientes unas u otras. 

Estudio: ofrece sólo demos grabadas en tu estudio. Ni te imaginas la de veces que la calidad del audio que hemos recibido nada tiene que ver con lo que aparece en las demos porque fueron grabadas en otros estudios. Si no suenas como tus demos, estás vendiendo algo falso y es probable que no vuelvan a contar contigo.

Nombre: este es un error muy frecuente, locutores que personalizan sus demos grabando su nombre al principio. Piensa que tus demos van a mandarse con frecuencia a agencias de locutores o productoras audiovisuales que no desvelan los nombres de sus colaboradores para proteger su negocio. Si quieres que tu nombre aparezca en la demo, asegúrate de que no la envías a una de estas agencias. Más de una las descartará en cuanto escuche tu nombre 😉 Por otro lado, nombra los archivos adecuadamente con tu nombre y tipo de demo para que si se extravía se sepa que es tuya.

Registros: es importante que puedas demostrar de todo lo que eres capaz en tan sólo unos segundos, incluye tus diferentes registros. Pero recuerda, selecciona sólo unos pocos segundos de cada uno si quieres ser escuchado.

Otros errores frecuentes: no mandes demos en las que aparezcan otras voces, sólo quieren escucharte a ti. No incluyas varios idiomas en la mismo demo, si hablas varios idiomas haz una demo especifica para cada uno. Que tu voz comience en el segundo uno, al productor no le interesa escuchar una intro musical de 15 segundos y es probable que le de al Stop antes de que empieces a hablar. Intenta ajustarte siempre a lo que te piden, si un cliente te solicita, por ejemplo,  una demo de e-learning,  no envíes un clip de radio o un spot de TV. O si te piden 3 demos de diferentes registros no envíes la mismo demo 3 veces.

¡Esperamos que estos tips te sean de ayuda para mejorar tus demos y que sean la puerta para muchos proyectos!

Deja un comentario